¿Estás planeando un próximo viaje pero no tenés mucho presupuesto? No te preocupes, aunque parezca un poco difícil, hay algunos tips que pueden hacer posible un viaje que parece impagable:
 
El hospedaje es clave
No sólo se trata de ahorrar en un hotel barato, sino de que le saques provecho. Hospedajes alternativos como Airbnb son muy atractivos y tienen la ventaja de que podés cocinar. Otra opción es encontrar un hotel que incluya desayuno completo: omití aquellos que ofrecen desayuno continental (suele ser solo café, fruta y pan) y buscá los que tienen americano (incluyen proteínas que te llenan más). 
 
Andá al supermercado
Puede que cuando estés en tu ciudad no te den ganas de ir al supermercado pero cuando estás de viaje te permitirá ahorrar mucho y conocer más de la cultura local. Además, te dará un parámetro de cuánto cuestan ciertas cosas como una botella de agua, una lata de cerveza o una gaseosa. Comprá snacks con alto contenido en proteína para cuando te de hambre como frutos secos; frutas como manzanas, peras y bananas ya que son fáciles de cargar y duran varios días. 
 
Llevá una botella recargable para el agua
No sólo ahorrarás dinero sino que contribuirás con el cuidado del planeta. Averiguá previamente si el agua de la canilla es potable en el destino al que vas. En el caso de que no sea así, hay muchos países que tienen en la ciudad diferentes puntos para recargar agua gratis. 
 
Investigá, investigá e investigá
Antes de tu viaje es muy importante que revises qué opciones de ahorro o promociones existen: en algunas ciudades hay días en que los museos son gratuitos o hay pases donde compras el ingreso para varios museos por menor precio. De igual forma, buscá aplicaciones de descuentos de cadenas de comida rápida, shoppings, etc para enterarte de todas las promociones. 
Revisá previamente los mapas de la ciudad para planificar tu itinerario. Es ideal que cada día vayas a una sola zona para poder caminar o ir en bicicleta y así no tener que pagar subte o taxi. 
 
La anticipación es todo
A la hora de un viaje, en Viajala siempre recomendamos comprar y reservar pasajes de avión y hotel con la mayor anticipación posible, para destinos internacionales lo mínimo es entre 2 y 3 meses de antelación. Sin embargo, si además compras previamente por internet los ingresos a los museos y atracciones que querés visitar, no vas a tener  que pagarlo todo durante tu viaje y podés amortiguar los gastos. 
 
No termines en los típicos restaurantes de moda
Al investigar un destino solemos encontrarnos con lugares que son un boom, al que todos van pero esos suelen ser los más caros.  En Viajala te recomendamos buscar restaurantes fuera de las calles principales ya que suelen ser más económicos y animarte a comer en puestos callejeros y/o food trucks. Muchas veces, los lugares que están de moda están pensados para el turista y es mucho mejor investigar lugares poco conocidos para conocer la verdadera cultura gastronómica de un lugar.
 
Revisá los menues especiales en los restaurantes 
Particularmente en Europa, en los restaurantes de primer nivel suele haber un menú especial, el cual es más económico, pero contiene las mismas opciones. A veces puede depender del horario o del día de la semana. 
 
Establecé prioridades
Tener poco presupuesto no significa que vas a tener que hacer pocas cosas. Para aprovechar bien el destino que elegiste, lo más importante es establecer prioridades: si te gusta mucho visitar museos, seguramente podrás ahorrar en comida, por ejemplo. No quieras llevarte un recuerdo de cada lugar si no te alcanza para hacerlo, los mejores recuerdos son las emociones que quedan en tu memoria al recordar el viaje. 
 
Elegí viajar por la noche: usá micros o trenes nocturnos
Si vas viajar de una ciudad a otra puede que un vuelo sea lo más rápido, pero una opción para economizar gastos es pasar la noche yendo de un lugar a otro en micro o tren. De esta manera evitas pagar la noche de hotel/departamento.
 
Viajá en temporada baja
Verano, fin de año y Semana Santa son las fechas más caras para viajar, además de que vas a pagar más en avión y hospedaje. 
Revisá cuáles son las temporadas bajas del destino al que quieras ir y analizá cuáles son las desventajas de viajar en ese momento: tal vez el clima no es el mejor, algunos atracciones no estén disponibles, pero puede que sea una opción mucho más económica. Es importante que a la hora de armar el itinerario ya sepas qué lugares querés conocer así podés definir qué temporada se ajusta más a tus planes. 
 
¡Ahora que ya sabes cómo optimizar al máximo tu presupuesto, ya no hay excusas!
 
¡Empezá a planificar tu próximo viaje en nuestra web y viajá a donde querés con el presupuesto que tenés!
 
Te invitamos a conocer los mejores tips de destinos en nuestro Instagram para que organices tus vacaciones de la mejor manera.